Fiscalía pide 17 años para el padre del joven que develó el montaje en el asesinato de Camilo Catrillanca

 Fiscalía pide 17 años para el padre del joven que develó el montaje en el asesinato de Camilo Catrillanca. Fotos de su camioneta en un control usadas para criminalizar a las víctimas de un Estado terrorista. La lectura de la sentencia será este viernes 15 de julio.
El 6 de julio de este año, el Tribunal Oral en lo Penal de Angol declaró culpable a Jorge Palacios Cañuta (junto a dos comuneros que piden reserva de sus identidades), de los delitos de robo con violencia e incendio de un camión, correspondientes a uno de los dos hechos diferentes ocurridos el 21 de mayo de 2020, que en primera instancia se le imputaban.
Pero el hecho que le otorga relevancia a este caso, sumando otras aristas a este proceso, cuya investigación ha sido irregular, es que Jorge es padre de Maicol, cuyo testimonio fue clave para dar un vuelco en la investigación del asesinato del comunero Camilo Catrillanca, y así develar el montaje que estaba haciendo el Estado chileno. Él es el joven que acompañaba a Catrillanca en su tractor el 14 de Mayo de 2018, y que fue torturado por los agentes represores.
Es ampliamente conocido que el hostigamiento al Pueblo Mapuche es sistemático, pero luego de estos hechos, la familia ha sufrido constante hostigamiento y amenazas por parte de Carabineros, quienes de un modo le han dado a entender a la familia que habría represalias.
“Uno por uno” son parte de las amenazas que le han gritado Carabineros a Maicol, como señala el medio El Porteño, en su artículo de 2021.
Aquí, parte del testimonio que nos dio Jorge:
“Por qué el sistema está encima de nosotros? Porque cuando dijeron que Camilo Catrillanca estaba robando y mi hijo dijo no, aquí nosotros no andábamos armados. Andábamos en un tractor, sí, pero andábamos haciendo una cosa totalmente distinta a lo de que Carabineros nos acusa. Es más, les dice yo veo a carabineros cuando saca de las GoPro las tarjetas de memoria, y cuando un carabinero me ve que lo o estoy mirando, me dice qué mirai, mocoso culiao?! Qué querí, que te mate como a tu peñi? Querí morir como ese indio culiao?”. Entonces con ese relato con todos los detalles, siendo en ese momento inculpado por robo con violencia a un vehículo, en la noche ya se sabía que los pacos habían matado a Camilo Catrillanca de manera intencional… Con ese relato de mi hijo, se mueve desde el carabinero más pequeño hasta Andrés Chadwick en Santiago, como Víctor Manoli, el intendente de la Araucanía en aquel entonces…”;
“Y cuando caigo detenido, días después, está en una grabación de un periodista, me traen a Collipulli y me sueltan como a las 10 de la noche, y un carabinero le alcanza a decir a mi hijo: “ya no más, cabro culiao, va a pasar tu tiempo de fama, y te la vay a ver con nosotros”. Y esa amenaza se está cumpliendo”.
También manifiesta que el afán de Carabineros en criminalizarlo a él y su familia es deslegitimar la declaración de su hijo sobre el asesinato de Camilo Catrillanca:
“El afán de Carabineros, de la institución de Carabineros es condenarnos por delito común… Condenar a mi hijo, condenarme a mí, condenar a su tío, (y así también al peñi con un vínculo cercano), para en un tiempo futuro dar una declaración y decir efectivamente el comunero Camilo Catrillanca es abatido en un procedimiento de un robo con violencia, de vehículo, a las profesoras de la escuela Santa Rosa… Para deslegitimar. Están empeñados en generar eso… y lo van consiguiendo con una sinvergüenzura enorme (que es este caso)… condenarnos a alta condena, a mí me están pidiendo 17 años! Es terrorismo de Estado, y somos presa fácil, ya que nosotros no contamos con los recursos. Somos personas que vivimos de nuestro trabajo, de la tierra…”.
Es así como un 21 de mayo de 2020, Jorge fue tomado detenido para luego ser formalizado por los delitos ya señalados,delitos por cierto que niega totalmente haber cometido, estando en prisión preventiva por casi 26 meses.
Su relato comienza el día 20 de mayo, cuando se encontraba con su señora, por camino Curacautin, 12 km hacia esa localidad, desde donde tuvo que volver en su camioneta Chevrolet blanca a su casa en la comunidad Chamichaco, cerca de Ercilla, para buscar unas ropas de su hijo quien las había olvidado y que necesitaba, pues se iría a quedar a casa de su tía los siguientes días, en Nueva Imperial.
El día 21, se levantó temprano, a eso de las 6:00hrs y revisó su camioneta: la cantidad de agua, el nivel de aceite, antes de ir a casa de su hermano, quien estaba de cumpleaños. El 21 es un día importante para la familia, quienes se reúnen y comparten, también conmemorando a la madre de Jorge, ya fallecida para ese momento.
Para evitar toparse con Carabineros, pues días antes lo habían controlado en Ercilla, donde le tomaron fotos y grabaron video de él y su camioneta, decidió tomar un camino interior que lleva a Victoria desde donde conectaría para pasar a la casa de su señora. Aprovechó de pasar a saludar de inmediato a su hermano Pedro, a quien abrazó y donde se quedó compartiendo desde alrededor de las 8:00-9:00hrs. Como al mediodía decidieron salir a comprar algún bebestible, recordando que había un lugar donde se vendía chicha artesanal en el sector de Toquihue.
No lo encontraron abierto, por lo que emprendieron rumbo a Victoria. Sin embargo, en el camino, en una subida, la camioneta habría comenzado a tener problemas, parándose un par de veces. Así Jorge decidió detenerse, abrir el capot de la camioneta y revisar el aceite. En ese momento, pasó muy rápido una camioneta de Carabineros, que regresó a donde estaba parada la camioneta de Jorge.
Estos carabineros sin más tomaron detenido a su hermano e intentaron hacer lo propio con Jorge, quien los interpeló, señalando que esto es persecución, que ya lo habían controlado, sacándole fotos, y no estaban haciendo nada malo. Carabineros le comunicó que había sido vista su camioneta en el lugar donde ocurrieron unos delitos ese día, lo cual de inmediato le pareció extraño, pues había estado desde temprano en casa de su hermano, celebrando. Incluso les mencionó que se podían llevar la camioneta y hace ademán de pasar las llaves, pues tenía los papeles al día.
Así, comenzó a caminar, dándoles la espalda, ante lo cual los carabineros lo siguieron al mismo paso, lo detuvieron, y los retuvieron en el lugar, en espera de refuerzos. En todo ese rato, estuvieron conversando y Jorge tratando de entender el motivo de su detención. Son llevados a la 4ta comisaría de Victoria, y alrededor de las 17:00- 18:00hrs pidió que lo llevasen a un centro de salud, pues sufre de lumbago, ahí y a esa hora le realizaron una alcoholemia, que arrojó una menor concentración a un estado de ebriedad, según sus palabras.
Ya a las 21hrs aproximadamente, llegaron funcionarios de Labocar de Temuco, quienes les realizaron pericias, tomando muestras de mucosa, además de sus huellas dactilares, señalando que testigos habrían visto una camioneta similar a la de Jorge en donde se cometieron unos delitos más temprano. Además le comunicaron que estaba en calidad de sospechoso de esos hechos.
Pasaron toda la noche en la comisaría, y a la mañana siguiente, 22 de Mayo, aún no les informaban su situación. Carabineros simplemente le informó que solo cumplían con mantenerlo en custodia, porque se estaba realizando una investigación. La audiencia de formalización se realizó en la tarde de ese día por zoom. Ahí es donde entendió que los estaban vinculando a dos hechos: el robo de una camioneta Toyota Hilux de propiedad de la empresa Codiner en el km 4 de la ruta 560, sector La Turbina, Victoria, desde donde habrían huido del lugar para luego volcar, según fiscalía, al interior del Fundo San Sebastián, a la altura de km 1 de la ruta 560.
El segundo hecho sería el robo de un camión 3/4 marca Mitsubishi cuya cabina luego habrían incendiado, trasladándose en la camioneta de Jorge hasta el km 2.7, sector Toquihue, lugar donde se encontraba este camión.
En audiencia, el fiscal habría indicado que Jorge es el padre del NNA que acompañaba a Camilo Catrillanca y que las víctimas habrían visto una camioneta similar a la de Jorge Palacios, y quien días antes había sido controlado. Acompañó su relato con las imágenes captadas en esa detención, de la camioneta y de Jorge. Imágenes que luego fueron exhibidas por redes sociales y medios de comunicación.
En la audiencia de formalización “las víctimas dijeron “no, no los reconocemos”, lo cual fue acreditado por la defensa hecha por el abogado Humberto Serri, incluso fue compartida su declaración por redes sociales”, manifiesta Jorge. Y durante el juicio, no se presentaron. Sumado a esto, la perito del Labocar de Temuco habría expresado que las muestras tomadas tanto a los imputados (en ese momento) como a los vehículos no guardaban relación ni vínculo alguno.
Otro aspecto que cabe señalar es que la hora en que ambos sucesos habrían ocurrido sería prácticamente la misma, momento en que ellos se encontraban yendo a comprar bebestibles para continuar celebrando y conmemorando a su madre. Y las víctimas no dieron detalle de quiénes los habrían robado, sino solo se habrían referido a una “camioneta blanca”.
Lo que parecería de toda lógica y sentido común, fue obviado y Jorge terminó con prisión preventiva. Los querellantes son el Estado y la empresa a quien pertenece el camión tres cuartos, pues fueron absueltos finalmente del robo con intimidación referido al primer hecho, pero condenados por el segundo. Solo testimonios, que señalan sólo una camioneta blanca y rasgos de fisonomía generales, sin testimonio de las víctimas refrendando en el juicio son los que los condenan.
“Carabineros me ha perseguido a mí y a mi familia. A mi hijo lo han vinculado con robo, asalto… Hoy en día, donde mi hijo está criando a una niñita, donde su padre está preso, la situación económica es mala… se podría volver loco… prácticamente lo tendría que tener loco este sistema…”.
Víctimas de la violencia de un Estado terrorista colonial, que pretende castigar a un padre y su familia por el solo hecho de haber descubierto el entramado de un asesinato racial extractivista y mostrar que las prácticas criminales de las policías y poderes del Estado comunes en Dictadura, siguen presentes en la institucionalidad de la Democracia.
Difunde, Comparte, Ayudanos a Romper el Cerco ✊🏽
Presos políticos Mapuche de la cárcel de Angol

Deja una respuesta